Por

Herramientas GIF para periodistas. 16 opciones para dar vida a la imagen

Están por todas partes. Sólo hay que echarle un vistazo a la sonrisa que dibuja su popularidad:

La mayoría de los GIF no dejan de ser chistes –a menudo poco elaborados y no siempre graciosos–, complementos visuales para redes o simples muletillas. Pero algunos pueden servir para distribuir contenidos líquidos más relevantes. Y otros albergan verdadera calidad.

Por eso, aquí se recopilan algunas de las principales herramientas para que cualquier periodista pueda aprovechar su potencial. A partir de ahí, crear contenidos innovadores o banales sólo dependerá de su aplicación.

Para clarificar este listado, vamos a dividir en cuatro los principales tipos de GIF a partir de su origen: suma de imágenes estáticas, edición de vídeo, transformación de un GIF previo y animación en movimiento.

1. Imágenes estáticas

Es el más simple y quizás el menos frecuente. Pero no deja de ser efectivo si se usa bien. Seguramente habrá decenas de aplicaciones, pero aquí destacamos cinco:

picasion

No puede ser más limitado y, por lo tanto, más sencillo. Sólo hay que seleccionar una a una las imágenes del ordenador, una URL o una webcam para fusionarlas en un GIF en el que solo se puede modificar el tamaño y la velocidad. Y no deja marca de agua.

gifup

Sirve más o menos para lo mismo, pero una vez subido el material permite modificar el orden de las imágenes o realizar pequeñas modificaciones como girarlas. En teoría, existe la posibilidad de extraer las imágenes de Flickr, pero parece que no funciona…

gifmaker

También muy similar, pero con la posibilidad de seleccionar varias imágenes al mismo tiempo, aunque solo en el ordenador. Además de GIF, se pueden crear vídeos e incluir música de Youtube.

gifcreator

Prácticamente idéntico al anterior, pero con la opción de editar la duración de cada fotograma, algo muy útil para personalizar los GIF y enfatizar sobre un fotograma concreto. Quizás sea el más completo y efectivo de este tipo de herramientas. Aquí se ha utilizado para este tipo de GIF.

bloggif

Esta web proporciona una gran cantidad de opciones para crear GIF a partir de imágenes, como la introducción de diversos efectos o marcos. Aunque algunos quizás presenten una estética poco profesional, lo cierto es que ofrece también diversas opciones de edición. Además, como las herramientas que vienen a continuación, también permite extraer ese formato a partir de un vídeo.

2. Edición de vídeo

La manipulación de vídeos, principalmente de Youtube, constituye probablemente la tendencia con mayor auge de este fenómeno. Vamos a centrarnos en cuatro herramientas, aunque seguramente habrá muchas más. Algunas, como ahora se explica, permiten también crear GIF a partir de la combinación de imágenes:

imgflip

Permite subir un vídeo del ordenador o extraerlo de cualquier URL, aunque con limitaciones de tiempo y tamaño en la versión gratuita. Además, ofrece la opción de crear GIF a partir de imágenes y también de elaborar Memes y gráficos de tarta de manera sencilla.

imgur

Incluye exactamente lo mismo, pero le otorga más relevancia a un timeline con algunas de las imágenes más virales del momento y una interfaz algo más compacta.

gifrun

La capa social también adquiere aquí un peso notable, pero además permite realizar la operación contraria: crear un vídeo a partir de un GIF.

makeagif

Complementa todas estas opciones con la posibilidad de crear GIF a partir de un vídeo grabado directamente desde una webcam. Quizás tenga la interfaz más intuitiva. Aunque, como la mayoría, requiere registrarse (gratuito) para subir vídeos de más de hasta 20 segundos y con cierta calidad. Es la que se ha utilizado para crear los GIF de vídeo de este post.

3. Transformación de un GIF

A menudo nos conformamos con escoger uno de los GIF que preseleccionan redes como Twitter, pero siempre podemos ir un poco más allá. Aquí destacamos tres opciones para intentarlo:

giphy

También permite crear GIF a partir de imágenes o vídeos, pero su fuerte es la capa social. De hecho, está pensada como un repositorio en el que los usuarios encuentren su imagen a través de un buscador y diversas categorías.

gifed

Auspiciada por Giphy, esta herramienta simplifica al máximo la creación de GIF a partir de la transformación de otros existentes. Sólo hay que buscar el GIF, añadirle algo de texto de menos de 40 caracteres y, si se quiere, adornarlo con música.

ezgif

Es probablemente el editor más avanzado, así que permite hacer casi todo lo que se ha anotado hasta aquí. El funcionamiento no es el más intuitivo, pero si se dispone de tiempo y de ideas, puede servir para crear GIF bastante profesionales.

4. Animación en movimiento

En realidad, se trata de una variante del segundo tipo, el de los vídeos, pero merece la pena separarlo por su trascendencia en capos como el periodístico. Sobre todo, por la labor que están realizando proyectos con tanto empuje como Pictoline y otros más recientes como Newloopgifs.

La mayor parte de las herramientas que se desarrollan a continuación sirven, en realidad, para crear animaciones que después habría que convertir en GIF:

slate

Muy sencilla y limitada, pero muy útil para hacer algo rápido como, por ejemplo, anunciar este post y llamar a la participación ;)

powtoon

Se ha convertido en un clásico de la creación de animaciones. La versión gratuita limita los recursos y obliga a mostrar su marca de agua, pero la profesional puede resultar perfectamente asumible para un proyecto especializado o un medio que apueste por este tipo de innovación. Cuenta con plantillas prediseñadas para editar, aunque quizás su punto fuerte sea la gran cantidad de consejos y tutoriales que ofrece.

wideo

La interfaz, los precios y las posibilidades creativas son muy similares. Existe un plan gratuito que permite crear videos de hasta 45 segundos y, de nuevo, modalidades especiales para educación y empresas. En cualquier caso, quizás su mayor diferencia es que quizás posea una estética un poco más seria. Cuestión de gustos.

moovly

Con unas prestaciones similares, su versión gratuita ofrece videos ilimitados de hasta 10 minutos, pero con un almacenamiento de 100 megas que solo permite guardar aproximadamente 20 archivos.

Estas herramientas -y algunas más- se mencionan y explican en entradas publicadas en sitios como Hipertextual, Whatsnew o Clases de Periodismo.

Así que ya no hay excusa para lanzarse con este recurso. Porque no vale con decir que se usa solo para banalidades. Eso puede aplicarse a cualquier fenómeno y existen muchos y muy buenos ejemplos en campos como el periodístico. Alba García ya habló sobre el renacimiento del GIF y vimos también aquí algunos ejemplos de su aplicación a la visualización de datos en Twitter. Quién sabe si, en otra ocasión, podremos centrarnos en los recursos para la creación de GIF en el móvil.