Por

Cuenta atrás para el lanzamiento de ElSalto, periodismo social y colaborativo

Diagonal publicó su último número el pasado 15 de diciembre y las redes sociales, con el hashtag #HastaSiempreDiagonal, respondieron con mensajes de agradecimiento y buenos deseos para el futuro. Doce años y 248 portadas después, el proyecto se transforma en un nuevo modelo de comunicación basado en la cooperación e integración entre iniciativas afines. Lo llaman #ElSalto.

Por lo que sabemos hasta ahora, se trata de un #UnMedioPropio digital y en papel, de estructura horizontal y propiedad colectiva, con #UnaFormadeHacer y #OtrasReglas, que agrupa a decenas de proyectos informativos de diferentes territorios, temáticas y soportes que comparten la idea de que el periodismo es una vía de transformación social. Entre ellos, figuran: Diagonal, AraInfo, Bostezo, Pikara Magazine, Pueblos, Siberia TV, La Guerrilla Comunicacional, Galiza Ano Cero, Grupo de Radio del Salto y Colectivo Burbuja. Las nuevas incorporaciones y todas las novedades se recogen en un blog, que sirve de “trampolín” del proyecto hasta el lanzamiento de la web en mayo próximo. El número “cero” en papel aparecerá en febrero.

image alt text

Sus responsables lo definen como un “medio de medios” que busca evitar duplicidades y aunar esfuerzos para ser más visibles. “Queremos cooperar, no competir. Hay muchos medios con las mismas premisas que Diagonal y nos gustaría colaborar con ellos para llegar a más gente. En lugar de competir por las suscripciones, proponemos colaborar,” explica la periodista Izaskun Aroca. “Hay muchos medios que trabajan como islas, que duplican tareas y coberturas, gastan tiempo y recursos para hacer lo mismo… ¿Por qué no compartir lo que tenemos en común para hacer algo grande, con otras reglas, dirigido a la mayoría social? Es un esfuerzo para enriquecernos mutuamente, rompiendo esquemas que nos hacen llegar a poca gente con contenidos muy mejorables”, añade el periodista Martín Cuneo.

El Salto es casi más un método que una cabecera, afirman sus promotores, pues incluye distintas formas de colaboración e integración: desde replicar contenidos o incluir secciones coordinadas por otros medios, como La Marea, a transformar El Salmón Contracorriente, por ejemplo, en el área de Economía de la plataforma. Se trata de un modelo de comunicación multimedia, que incorpora las nuevas formas de consumir información. En este sentido, diversos proyectos que trabajan vídeo, radio e imagen cooperarán en una misma web, con un desarrollo específicamente ideado para potenciar estos contenidos, añaden.

En estos momentos, el proyecto se encuentra en plena campaña de captación de socias y socios. La suscripción es su base de financiación. “La única forma de ser independientes es no depender de las grandes corporaciones, que condicionan la toma de decisiones y los contenidos. Tenemos que crear métodos que garanticen que la independencia sea sostenible en el tiempo,” afirma Cuneo. El periodista se refiere al carácter asambleario y horizontal de la publicación como elemento vertebrador del proyecto: “Los lectores que apoyan con sus aportaciones pasan a ser copropietarios y tienen la posibilidad de participar y tomar decisiones”. Y marca la diferencia con respecto a otros medios: “No necesitamos socios y socias para hacer periodismo independiente. La independencia es una exigencia de partida. Necesitamos socios y socias para existir”.

Las reacciones han superado sus mejores expectativas. Por correo electrónico, en la redacción reconocen estar recibiendo “un aluvión de propuestas de colaboración”. Decenas de personas y organizaciones han firmado su manifiesto, Saltamos. No es para menos. Cualquier iniciativa con prioridades basadas en la gente y el periodismo, como mínimo, despierta ilusión. Nunca antes el “cierre” de un medio se había celebrado con tanto entusiasmo. Algo está cambiando. Estrenamos año con esperanza.

image alt text