Por

¿Cómo fomentar la creatividad en las redacciones? 5 principios básicos

El editor de Quartz Gideon Lichfield, en un seminario web organizado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano en mayo de 2017, explicaba que la innovación en este medio de comunicación se basa en fomentar la “creatividad cotidiana a todos los niveles”. La literatura académica establece una relación similar, por la que la innovación se perfila como la implementación exitosa de ideas creativas en forma de procesos, productos y servicios.

Pero ¿qué es la creatividad? Teresa Amabile, profesora de Administración de Empresas en la Universidad de Harvard y especialista en psicología aplicada al desempeño empresarial, establece en su libro Creativity in Context (1996) cuatro características que sirven para evaluar si un producto o servicio es creativo:

  • Que sea original, nuevo o único y resuelva un reto abierto sin solución lógica.

  • Que sirva para aportar un valor o beneficio a terceros.

  • Que reciba la aclamación de expertos y profesionales del sector.

  • Que ayude a la empresa a cumplir con sus objetivos, presupuestos y plazos.

image alt text Gideon Lichfield durante el seminario web de la FNPI

Según Amabile, la generación de productos y servicios que reúnan estas características depende de varias condiciones indispensables. Sin duda, uno de los requerimientos principales es que existan habilidades creativas entre los individuos que integran el proyecto, como la capacidad de entender problemas complejos, la mentalidad abierta para explorar soluciones, el juicio necesario para abandonar búsquedas improductivas y la persistencia suficiente para exprimir las vías por las que se ha apostado.

Sin embargo, aunque el factor humano es importante, también resulta decisivo que exista un contexto adecuado. Para que la creatividad riegue los productos y servicios de un medio de comunicación, es necesario que antes haya inundado sus procesos internos y su ambiente de trabajo. A este respecto, la motivación intrínseca de los trabajadores para buscar nuevas soluciones es un factor clave para que la creatividad se convierta en cotidiana y alcance todos los ámbitos de la empresa.

En su libro Strategic Management in the Media (2017), la investigadora del Oxford-Reuters Institute for the Study of Journalism, Lucy Küng, construye sobre la obra de Amabile para aportar consejos prácticos a los editores de medios que busquen aumentar la creatividad en sus empresas mediante el incremento de la motivación intrínseca. A continuación, repasamos los cinco principios expuestos por Lucy Küng.

1. Fomentarla de forma explícita e implícita

Si se requiere que los profesionales del medio de comunicación trabajen de forma creativa, es necesario que los que están al mando les comuniquen este objetivo y les expliquen por qué es importante para la empresa. Para ello, tanto el mensaje explícito como las acciones de los ejecutivos que puedan dejar entrever las prioridades de la empresa deben jugar a favor de la creatividad. Por ejemplo, las contribuciones creativas que surjan deben ser celebradas públicamente, ya que si, por el contrario, son ignoradas o poco apreciadas, los trabajadores percibirán que la importancia real que la creatividad tiene para sus jefes no equivale a la aparente. Los profesionales podrán hacer suyo el objetivo de la creatividad y su motivación intrínseca aumentará solo si sus superiores consiguen comunicarlo de forma efectiva.

2. Autonomía de los trabajadores y grupos de trabajo

La autonomía es otro factor que impulsa la motivación intrínseca. Es necesario que los profesionales y grupos de trabajo que desarrollan proyectos se sientan libres de elegir sus propias formas de resolver los retos creativos que se les plantean. Además, deben situarse fuera de rutinas empresariales innecesarias que puedan constreñir su imaginación. En este sentido, Gideon Lichfield describía la cultura empresarial de Quartz como permiSIva (sic), ya que el medio norteamericano permite a sus trabajadores la libertad de proponer y desarrollar ideas sin precedentes en la empresa.

image alt text

3. Asignación de recursos

El dinero y el tiempo son dos recursos cuya asignación afecta directamente a la creatividad dentro de las empresas mediáticas. En relación con los recursos económicos, si se destina un presupuesto demasiado reducido a un proyecto, la tarea resultará irrealizable, mientras que, si la cantidad es demasiado elevada, se reducirá la concentración y la disciplina de los trabajadores. En lo referente al tiempo, es necesario establecer plazos límite, ya que estos ayudan a concretar las tareas, pero también se debe dejar tiempo suficiente para que los profesionales puedan experimentar.

4. Establecimiento de retos

La creatividad se impulsa mediante el establecimiento de objetivos bien definidos, es decir, metas claras, sin ambigüedades y factibles. En trabajadores con habilidades creativas desarrolladas, la existencia de retos o tareas que desafíen sus capacidades y les obliguen a buscar nuevas soluciones aumenta la motivación intrínseca y, con ella, la originalidad de sus procesos, organización y productos. No obstante, el grado de complejidad de los retos debe calibrarse con cautela, ya que un objetivo demasiado ambicioso puede resultar abrumador y conducir a la desmotivación.

5. Composición de equipos

La formación de equipos multidisciplinares es una tendencia al alza en las redacciones de los medios innovadores. Este tipo de grupos de trabajo mejora el producto periodístico y aumenta la creatividad, al reunir a profesionales con diferentes especialidades y perspectivas. De este modo, podemos apreciar que, en contextos de organización empresarial, la creatividad no es solo fruto de las habilidades y capacidades de individuos aislados, sino también de las contribuciones coordinadas de grupos multidisciplinares.