Por

Consejos para emprender en el sector de la información (I)

Contamos con la firma invitada de Javier Padilla, periodista y emprendedor. Ha sido cofundador de Nabumbu, El Desmarque, 3dsignia y otras iniciativas. Fue director técnico del Departamento de Internet de ABC Sevilla. También ha desarrollado trabajos de diseño, programación y marketing online. Imparte clases en el Master de Innovación en Periodismo.

Hace poco me preguntaba una profesora de Redacción Periodística de una famosa universidad española sobre qué asignaturas cambiaría de la carrera de Periodismo. “Todas”, le contesté. Ambos sonreímos, nos miramos, y dijimos algo así como “toda broma tiene una parte de verdad”. Es una afirmación exagerada, por supuesto, pero sí es cierto que los planes de estudio deben evolucionar para que los nuevos profesionales sean capaces de abastecer a un mercado que ha cambiado por completo en los últimos diez años.

¿Qué se mantiene? Lo más importante: hay que contar historias veraces, atractivas, con fondo, contrastadas, que emocionen, que sean originales y encontrar al público que desea consumirlas. Y en ese “consumo”, bien por pago puntual, suscripción o visualización de publicidad, debe haber una contraprestación económica que mantenga al creador de esas “historias veraces, atractivas, con fondo…”.

Antes he empleado conscientemente la palabra “mercado”. En los últimos años ha habido en España una sangría dramática en lo que a despidos en medios de comunicación impresos se refiere. Cientos de periodistas se han visto en la calle porque la prensa se vende muy poco. En Estados Unidos ha ocurrido lo mismo, con más de 200 cabeceras cerradas en los últimos años. La mayoría de ellas eran centenarias. Pero la reacción ha sido completamente distinta a ambos lados del océano.

Los estadounidenses han comprendido una realidad: la prensa se ha quedado sin mercado. El Newspaper Death Watch (Observatorio de la Muerte de la Prensa) va anotando las últimas cabeceras que van cerrando desde 2007. Su lema es “Chronicling the Decline of Newspapers and the Rebirth of Journalism” (Contando el declive de la Prensa y el Renacimiento del Periodismo). Un toque de humor para una situación de cambio que, siendo importante, solo supone el fin de una parte de una industria.

image alt text

En España se ha optado por apuntar a causas de todo tipo: la crisis económica —que sólo ha acelerado lo inevitable—, la falta de pericia de los equipos directivos para mantener los diarios a flote, la aparición de prensa gratuita, el interés de los partidos políticos por silenciar determinados medios que denunciaron la corrupción, etcétera. La respuesta es bastante más sencilla: el mercado ha cambiado y el sector no se ha adaptado.

Por lo tanto, como este post va encaminado a dar algunas fórmulas que puedan conducir al éxito a los emprendedores en el sector de la comunicación, allá va el primero: huye de quien te diga que el periodismo está acabado y que no encontrarás trabajo decente y bien pagado. No lo encontrarás si lo buscas donde todos y donde siempre.

Todos hemos estudiado con la idea de acabar trabajando en “un grande” como El País, ABC, Cope, Marca o El Mundo para crear historias que tuvieran un gran eco… para acabar de becario, con contrato sin Seguridad Social, ganando algo que, con suerte, da para pagarse el transporte para llegar a la redacción de ese “grande”. Y mientras tanto hay fenómenos como el de El Rubius —que es, en sí mismo, un canal con una audiencia que multiplica por 10 a Telecinco cada día— y otros youtubers que cuentan historias para un mercado que las quiere escuchar y, por el camino, hacen (mucho) dinero.

Sin llegar a fenómenos tan grandes, en Nabumbu colaboramos con más de una decena de canales de YouTube orientados al juguete cuyos creadores viven exclusivamente (y muy bien en algunos casos) de lo que generan. Eso sí, se lo toman muy en serio.

image alt text

Estos casos, sin embargo, no demuestran que los periodistas tengan que coger una cámara y ponerse a hacer payasadas divertidas mientras le dan caña al Grand Thief Auto V, sino que deben servir para darse cuenta de que existe un medio gratuito con potencial de llegada a todo el planeta llamado YouTube, que tiene sus reglas, sus formas, sus algoritmos y un interesante sistema de monetización para arrancar.

Y eso es mucho. Allá por 1998, yo pagaba por tener un estudio de radio en el centro de Sevilla durante una hora para practicar; ahora tengo acceso a una audiencia potencial muy superior de forma gratuita y con herramientas para emitir con calidad profesional.

Dicho de otra forma, la democratización de los canales y las herramientas ha hecho que ya no sea un privilegio tener un canal de comunicación de alta calidad. Ahora todo el mundo puede emitir desde su casa en calidad HD, ya sea en audio o vídeo. Entonces, ¿no es sensato pensar que el periodista, formado específicamente para ello, será el rey creando contenidos en este nuevo mercado?

Los algoritmos son tus amigos

Hablaba en párrafos anteriores de algoritmos. Los profesionales de la comunicación tienen que entenderse mucho y muy bien con ellos. ¿Por qué El Desmarque consigue tener una audiencia fiel y estable a pesar de los altibajos de la actualidad? Porque nos entendemos bien con los buscadores. Ellos tienen sus fórmulas y nosotros las manejamos. Google cuenta con más de 150 factores para posicionar un artículo, así que un redactor que entra en cualquier sede de El Desmarque recibe una formación específica para hacerse amigo de las arañas de rastreo.

Exactamente igual ocurre en Facebook. El alcance orgánico de las páginas se ha reducido prácticamente al 2-3% del total de “Me gusta” que tengan éstas. ¿Quiénes se salvan? Aquellos que pagan para tener más alcance… y quienes han descubierto qué fórmulas hacen que un contenido esté más arriba.

Por poner un ejemplo, hay pruebas de que Facebook promueve con más intensidad aquellas publicaciones y piezas que emplean sus últimas tecnologías y desarrollos. ¡Utilicemos Facebook Live ahora que no es masivo y que Mark Zuckerberg quiere imponerse a Periscope!

image alt text

Por lo tanto, conocer qué es un algoritmo, saber cuáles son los más útiles y cómo funcionan en las grandes plataformas de distribución de contenidos son conocimientos vitales para cualquier comunicador recién licenciado.

Además, por si alguien dudaba de su importancia, ya hay agencias de noticias que utilizan algoritmos (robots) para elaborar contenidos sobre Bolsa, Deportes y otras áreas en las que se pueden crear plantillas con campos abiertos que se van rellenando en función de la actualidad.

Esto último nos da otra pista: no hagas un trabajo mecánico dentro del mundo de la comunicación porque en 5-10 años habrá desaparecido.