Por

Pistas para mejorar la organización de las redacciones

En la redacción de Bez, que se define como “la opción de los lectores que toman decisiones”, los periodistas comparten espacio con el arte. Según explica una de sus impulsoras, Idoia Sota, esta redacción está físicamente abierta al público, de manera que se puede acceder a contemplar las exposiciones temporales que acompañan a los redactores durante su jornada de trabajo.

El diseño y la organización de los entornos de trabajo de los nuevos medios e iniciativas periodísticas ya no encajan del todo con los referentes tradicionales. Cuando pensamos en un medio de comunicación, en nuestra mente aparecen grandes áreas de trabajo repletas de personal, y jefes que se reúnen en una sala para construir la agenda del día. Pero si los productos periodísticos están cambiando,es lógico que también lo hagan los sistemas de trabajo, la organización y las rutinas laborales.

Un ejemplo de estas transformaciones en el sector de la comunicación es el caso de la Fundación Civio, en la que, como explica la responsable de Proyectos, Eva Belmonte, cada trabajador tiene el horario que considera oportuno, “algo fundamentado en la confianza que existe entre empleador y empleado”. Por tanto, en esta iniciativa innovadora las jornadas no están definidas. De hecho, algunos profesionales trabajan habitualmente fuera de la redacción. Se trata de una organización flexible que responde a las necesidades de cada objetivo, en lugar de seguir un horario establecido.

Al hablar de organización no podemos centrarnos sólo en cómo se han transformado las redacciones físicamente, en los horarios o en las rutinas. También es necesario tener en cuenta otros aspectos como, por ejemplo, la estructura de los flujos de trabajo, la configuración de los equipos, la propia filosofía del medio en cuanto a colaboraciones o el uso de herramientas tecnológicas. Respecto a esto último, Antonio Rull, responsable de Innovación Digital de eldiario.es explica que en su medio cuentan con dos herramientas de coordinación que les facilitan el día a día: Telegram y Slack. Telegram permite enviar mensajes, fotos, videos y documentos a quienes figuren en los contactos del móvil y que también usen la aplicación. Se pueden crear grupos de hasta 200 personas. **Según Rull, la utilizan los redactores, jefes de sección y subdirectores y directores, para ganar en agilidad cuando no todos están en la redacción, facilitando una comunicación fluida y horizontal. **Slack, cuya utilidad se centra también en mejorar la comunicación interna almacenando la información y poniéndola a disposición de todo el equipo, se emplea más en el equipo de datos, tecnología y producto, según explican desde eldiario.es.

Todos los aspectos que conciernen a la organización en un sentido amplio conforman un terreno escasamente estudiado; por eso mismo, posee un especial atractivo. Una buena forma de empezar a analizar las transformaciones que están experimentando las redacciones es determinar aquellos aspectos que se deben tener en cuenta. A continuación detallamos un listado de diez tendencias para el estudio de este aspecto tan decisivo:

  • Jornadas de trabajo: horarios flexibles que no requieren la estricta presencia del trabajador en la redacción.

  • Tareas productivas: organización del trabajo por objetivos y coberturas.

  • Perfiles laborales: equipos de trabajo multidisciplinares, donde se fomente la creatividad. Complementariedad de perfiles, donde confluy a n periodistas veteranos y jóvenes.

  • Filosofía empresarial/investigación de tendencias: seguir de cerca los referentes de la innovación que destacan en el panorama nacional e internacional.

  • Tecnología para organizar el trabajo: uso de herramientas para mejorar la coordinación y el trabajo en equipo.

  • Disposición de los espacios: las redacciones se ubican en relación a las audiencias; la disposición de los espacios de trabajo favorece el intercambio de opiniones.

  • Acuerdos: apuesta por la colaboración con otras iniciativas periodísticas de filosofía afín y colaboradores especializados.

  • Autonomía: nuevas fórmulas empresariales que agilicen las decisiones y permitan la cooperación económica o el respaldo financiero.

  • Transparencia: apertura en la difusión de contenidos y mayor transparencia en la gestión del propio proyecto.

  • Horizontalidad en la toma de decisiones: flexibilizar las cadenas de mando.