Por

David Tesouro (93 metros): 'A la tecnología se le acaba el momento de gloria y pasa a ser una herramienta'

David Tesouro es realizador, editor y operador de cámara de 93 metros, una productora especializada en tecnologías innovadoras. Su carrera profesional se ha centrado en el periodismo y también se ha dedicado a la ficción. Ha sido galardonado, junto a otros compañeros, con el premio Tiflos de periodismo digital de la ONCE por “El mundo en tres sentidos” y con el Premio Boehringer de Periodismo Médico por “El mal del cerebro”. Ha escrito y dirigido ‘El gran día de los feos’, primera serie española de distribución exclusiva a través de aplicación móvil.

David se ha especializado en los grandes documentales, los formatos multimedia, el periodismo de datos y el periodismo inmersivo en 360º. Ha impartido una sesión en el Máster de Innovación en Periodismo.

¿Está el futuro del periodismo en los vídeos?

Sí, más que futuro es casi presente. Cada vez hay más contenido en videos, se consume más el periodismo en medios online incluso en redes sociales y no creo que vaya a menos la presencia de videos en estas plataformas.

¿Ha ayudado el vídeo viral, los GIFs, los videos verticales, y las redes sociales a implantar una cultura periodística centrada en el vídeo?

No sé si ayudar es la palabra. Han ocupado un hueco muy importante, tienen una presencia cada vez mayor y nos hemos acostumbrado todos a consumir vídeos de esa forma. Es un tipo de contenido que queda simplificado hasta el extremo de dar una información muy superficial y la mayoría de la gente se conforma con eso. No sé hasta qué punto está ayudando. La gente tiene la sensación de estar más informada y consume más medios pero no lo hacen de la forma correcta. Eso en cuanto a periodismo como concepto.

En cuanto a industria y economía, hay muchísimo de ese contenido que es robado. Todas las páginas que tienen videos en timelines de Facebook, publican material que toman de otro lado sin citar la fuente. Está jugando un papel importante pero no sé si del todo bueno.

image alt textDavid Tesouro imparte una sesión de vídeo 360º en el Máster de Innovación en Periodismo.

¿El video vertical ha ido en detrimento de los contenidos?

Sí, en detrimento de un contenido trabajado y de la calidad técnica y estética porque son de consumo rápido y muchas veces no lo graba quien está editando el video. Es un formato que los que venimos del video normal no nos gusta porque para componer y a nivel narrativo no es ni bonito, ni agradable ni óptimo. Aunque todos estamos pasando por el aro, nosotros también.

¿Qué aportan las nuevas narrativas y la interactividad en términos de audiencia, ya que los usuarios lo asimilan mejor? Como en el caso de Suicidios para El Español.

Desde un punto de vista comercial, mejoran los tiempos de permanencia del usuario. A mayor interactividad o más opciones donde elegir, el usuario está más tiempo. Eso es algo que importa mucho a la hora de medir audiencias en internet. Además volviendo a la idea de que el periodismo queda simplificado, lo que responde a que la gente tiene poco tiempo y poca paciencia, la interactividad es una buena forma de combatir eso. En temas complejos como el caso de Suicidios, la interactividad le permite al usuario afinar y elegir lo que le interesa dentro de un producto mayor.

image alt text

¿Qué ha supuesto la producción de Clandestino y la relación con Discovery Max?

No es un éxito de audiencia, sube un poco la media del canal y alguna vez la ha mantenido, y mejora en las reposiciones. Lo que sí que le ha aportado a Discovery es imagen de marca. Clandestino se ha convertido en la bandera de Discovery, junto con Frank de la Jungla; son sus estandartes. Con estos productos, las cifras de audiencia pasan a segundo plano porque importa más el prestigio. Al fin y al cabo, Discovery España forma parte de esa familia más grande que forma Dicovery Channel y Clandestino es un producto que se exporta a Latinoamérica, al mercado anglosajón, etc. Se trata de la seña de identidad de Discovery España de cara a Discovery Channel.

¿Cómo está funcionando Running, el proyecto en colaboración con El Confidencial?

Se trata de un experimento muy interesante en cuanto a la distribución. Fue una relación entre El Confidencial y Atresmedia, algo que no se había hecho antes. El reportaje tiene una parte online y una parte interactiva en la web de El Confidencial y se emitió como reportaje en televisión. En Atresmedia no funcionó mal, fue algo discreto; se emitió en Mega en horario de mañana. No fue una apuesta importante, nadie esperaba que diera el pelotazo. Pero en El Confidencial sí que funcionó muy bien y sigue haciéndolo. Es un tema que tiene picos de interés. Nos llamaron para entrevistarnos con motivo del estreno, luego nos volvieron a llamar al cabo de unos meses desde Cataluña. Funciona bastante bien, sobre todo, online.

image alt text

¿Qué supone el apoyo del fondo de innovación de Google a 93 metros para el desarrollo de un prototipo fotográfico, el Pic+?

Se trata de una enorme oportunidad para montar un proyecto muy diferente a lo que solemos hacer mucho más centrado en innovación tecnológica y no tanto contenido, que es lo que estamos haciendo ahora. Desarrollamos una arquitectura tecnológica dedicada a contenidos propios y ajenos, con un equipo nuevo que se está creando integrando programadores, informáticos y otros perfiles.

¿En qué medida el equilibrio técnico-periodístico se está inclinando al lado más técnico, en detrimento de lo periodístico?

No creo que eso sea así. Probablemente pasa cada vez que surge una tecnología nueva, hay un poco de burbuja. Por ejemplo, con el video 360º. Llega una tecnología, es la novedad y a todo el mundo le apetece “hincarle el diente” o presumir un poco de que han sido los primeros en hacer algo. Pero son eso, burbujas que ayudan incluso a que una tecnología se dé a conocer pero luego en seguida se deshinchan. Y entonces acaba esa primera fase de que cualquier cosa vale con tal de que esté hecha con nueva tecnología. Esa burbuja desaparece en cuanto el público se acostumbra a ella y vuelve a importar el contenido, la historia, el cómo se cuenta, etc. A la tecnología se le acaba el momento de gloria y pasa a ser lo que tiene que ser, una herramienta.

¿Cuáles son los nuevos formatos en los que estáis experimentado?

Lo más nuevo tiene que ver con el video interactivo, gracias a una asociación con una empresa de desarrollo de soporte y de plantillas de programación para lograr interactividad en video. Permite cosas como ir cambiando de escena dentro de un video narrativo o elegir el punto de vista en tiempo real. También cuenta con aplicaciones comerciales; por ejemplo, un video en el que hay zonas seleccionables y al clicar en la prenda del personaje accedes a la tienda donde puedes comprar esa prenda. Esto es lo más nuevo, tan nuevo que ni siquiera lo sabemos usar todavía, estamos aprendiendo.

Y un pasito más atrás, seguimos con el vídeo en 360º intentando añadir nuevas funcionalidades y grafismos, para liberarlo de las primeras restricciones que tenía. Sigue siendo una tecnología que todavía no está completamente desarrollada, hay cosas muy básicas que todavía dan problemas, pero la estamos perfeccionando.