Qué podemos aprender de los medios más innovadores

Innovar resulta esencial para la supervivencia de los medios de comunicación en un contexto marcado por el cambio constante, especialmente tras el impacto de la COVID-19. Cambian no solo las tecnologías, sino los productos, la organización de las redacciones, los hábitos de consumo y la forma en que las audiencias se relacionan con los medios. Las profundas transformaciones en el sector permiten que las empresas puedan innovar a partir de las necesidades detectadas. En este artículo analizamos tres casos de medios iberoamericanos que incorporan la innovación en su ADN para solucionar problemas concretos: Nexo Jornal (Brasil), El Observador (Uruguay) y Pictoline (México).

La innovación permite desarrollar nuevas ideas y usar la tecnología para introducir un producto, concepto o servicio que resuelva las necesidades de los consumidores. Sin embargo, las innovaciones no se reducen sólo a un nuevo producto, a la tecnología o al contenido, sino que también pueden basarse en una combinación original de ideas, procesos o recursos ya existentes. “La innovación es una condición para nuestra supervivencia. Y la supervivencia de los diarios depende totalmente de nuestra capacidad para evolucionar”, sostiene Arthur Szulberger Jr., exdirector ejecutivo de The New York Times. En este sentido, The New York Times 2020 Report ya apuntaba la necesidad de innovar en los formatos narrativos, el engagement con los usuarios o las prioridades en la cobertura informativa, mediante una estrategia que se resume en tres objetivos:

-Innovar en la forma de contar historias y ofrecer información de calidad.

-Elaborar un producto cada vez más atractivo e imprescindible para sus usuarios.

-Cambiar el modelo de negocio para sustentarlo en la suscripción.

La realidad muestra que no existe una receta única para la transformación de los medios y su adaptación al cambio. Las dinámicas que intervienen en los procesos de innovación potencian más que nunca la naturaleza cambiante del periodismo en áreas como la producción de contenidos y servicios, la organización de la redacción, la distribución o la comercialización. En definitiva, la innovación se traduce en una estrategia que aporta valor al medio y a sus usuarios, logrando éxitos tangibles (ingresos, suscripciones, publicidad…) o intangibles (prestigio, imagen de marca, etc.).

Innovación: Experimentar con formatos que lleguen a los usuarios

Necesidad detectada: los lectores necesitan más explicaciones sobre las principales noticias

El medio nativo digital brasileño Nexo Jornal nació como un emprendimiento multidisciplinario que buscaba renovar las coberturas y formatos periodísticos. Su redacción, integrada por 30 profesionales formados en periodismo y otras carreras, deja de lado las noticias de última hora y se concentra en el análisis y la explicación a través de piezas multimedia, datos y reportajes interactivos.

Los periodistas de Nexo Jornal no sólo quieren innovar en su enfoque y contextualización de las noticias; también buscan el mejor formato para contar cada historia. Según la editora ejecutiva Marina Menezes, es más fácil innovar si se cuenta con un equipo reducido e integrado. Los equipos de investigación, arte y tecnología trabajan conjuntamente con el resto de la redacción, recopilando información y desarrollando el mejor formato para cada historia. El uso de datos y gráficos es un elemento clave de la cobertura de Nexo Jornal. A diferencia de muchas redacciones en Brasil, el equipo de datos funciona como una unidad editorial independiente, con sus propias tareas informativas sobre política, economía, deportes, cultura, ciencia, etc. El equipo de datos también trabaja en reportajes especiales, junto con diseñadores y desarrolladores.

Basada en la colaboración y la transversalidad, los responsables de Nexo Jornal destacan algunas claves de su estrategia: “Tenemos más ideas creativas. Antes teníamos poco contenido y ahora hacemos mucho más con el mismo equipo. Para un modelo de suscripciones es importante ofrecer contenido diferenciado”. La sección de infografía pretende mejorar el acceso a la información y a los datos públicos e innovar en el formato y el lenguaje de presentación, procesando grandes cantidades de datos, revisando datos relevantes para el debate público, aunque no hayan sido publicados recientemente, y mostrando la información de forma exhaustiva y eficiente.

Lecciones:

  • Publicar menos historias que otros medios, pero más centradas y explicativas.

  • Los equipos de gráficos y datos se integran de forma transversal en la cobertura.

  • Enfocar sus contenidos desde perspectivas originales y aportar valor diferenciado.

Innovación en los flujos de trabajo, la coordinación y la mejora del teletrabajo

Necesidad detectada: Sacarle el máximo partido a la implantación del teletrabajo

Tras la llegada del teletrabajo a raíz de la pandemia, el espacio físico se vuelve menos importante, hasta el punto de que algunos medios se han convertido en “redacciones virtuales”. Se consolida el trabajo disgregado en un modelo híbrido que combina la virtualidad con la presencialidad y que ha transformado algunas prácticas en las redacciones.

El Observador, uno de los diarios más prestigiosos de Uruguay, destaca por su estrategia para adaptar el teletrabajo durante la COVID-19. En diciembre de 2020, los profesionales abandonaron la redacción física y se trasladaron a unas oficinas situadas en un edificio diseñado para el coworking. De ocupar 1.320 metros cuadrados del local original, la mitad de ellos destinados a la redacción, pasaron a un espacio de trabajo de unos 200 metros cuadrados.

Los periodistas acuden a la redacción solo dos o tres días a la semana. No es un cambio provisional, sino definitivo, a raíz de una idea implantada hace años que se aceleró con la emergencia sanitaria. El planteamiento de esta estrategia es disminuir la inversión en infraestructuras para invertir más en recursos humanos.

El subeditor del El Observador, Ignacio Chans, cuenta en IJNET que en los primeras semanas de cuarentena voluntaria en Uruguay el 100% del trabajo pasó a ser remoto. Con el paso del tiempo, observaron con preocupación la falta de diálogo y debate sobre las coberturas diarias a causa de la distancia física y trataron de aprovechar las ventajas del teletrabajo. “La pandemia nos mostró que se podía trabajar en remoto. Pero se necesitaba un poco de presencialidad para las dinámicas de relacionamiento, disparar ideas, pensar cosas entre varios… A largo plazo la idea es ser más flexibles, partiendo de la base que la presencialidad es buena y necesaria, aunque no todos los días”, subraya Chans.

El Observador fomenta que sus equipos estén integrados por periodistas jóvenes y veteranos, lo que fomenta a su vez la capacidad de aprendizaje. Fomentan la especialización y priman el perfil transversal tecnológico. Los protocolos de comunicación se han consolidado mediante herramientas como Slack, Teams o WhatsApp para facilitar la toma de decisiones, agilizar los flujos en los equipos y evitar la sobrecarga de reuniones y el colapso de las cuentas de correo.

Lecciones:

  • Las decisiones se comparten con cierta jerarquía, pero facilitando el diálogo y la interacción.

  • Equipos multidisciplinares de periodistas y técnicos para desarrollar proyectos que se retroalimentan entre sí.

  • Herramientas que facilitan la comunicación interna entre editores y reporteros, mejoran el trabajo en equipo y coordinan las tareas en todo momento.

Innovar en la distribución de contenidos

Necesidad detectada: cómo viralizar contenidos informativos en las redes sociales

Una de las lecciones que los profesionales han aprendido es que las audiencias cambian tanto o más que las tecnologías y constituyen el foco de los procesos de innovación. Conformen evolucionan las necesidades y preferencias de los usuarios, los medios han de desarrollar nuevos canales de distribución y procesos de interacción con las audiencias.

Pictoline es una empresa de ilustración y diseño de información, fundada en Ciudad de México en 2015 por cuatro ilustradores: Eduardo Salles, Iván Mayorquín, Raúl Pardo y Jimbo. Su misión: “A través de formatos visuales, transformamos cualquier tipo de información en contenido que puede conectar con millones de personas de forma más empática, rápida y sencilla”. El equipo publica a diario unas cinco piezas (infografías, tiras cómicas, GIFS, animaciones) que requieren de unas tres horas de trabajo y reciben el nombre de “bacons” (tocinos), en referencia al cerdo del popular logotipo de su web. Abordan temas de ciencia, tecnología, cultura pop, economía y política, generalmente vinculados a la actualidad, mediante formatos que combinan información y humor.

Los más de 3,2 millones de seguidores en Facebook, 1,7 millones en Twitter y 1,5 millones en Instagram acreditan la gran acogida de Pictoline en América Latina. “La idea surgió porque nos dimos cuenta que en todo este mundo de internet había una infinidad de información que muchas veces no llega a ningún lado”, cuenta a Efe Raúl Pardo, director de contenidos e ilustrador del proyecto. Emplean “fuentes muy fiables” para elaborar sus contenidos y contrastan con expertos los temas de divulgación científica para explicarlos lo mejor posible.

Pictoline se ha consolidado mediante un modelo distribuido nativo que no pretende acumular tráfico ni conseguir suscriptores, sino generar un contenido lo más viral posible que le permita llegar al mayor número de usuarios. La popularidad de Pictoline proviene de su capacidad para recortar el exceso información disponible en internet, según su co-fundador Eduardo Salles. “La ilustración tiende a ser concebida como un complemento del texto, como un agregado agradable. Para nosotros, las imágenes son más que eso: nuestras ilustraciones son el contenido mismo”, afirma Salles en declaraciones a IJNET. Emplean formatos muy variados: carteles, caricaturas políticas, animaciones, tarjetas, viñetas de estilo comic, infografías, GIFs y contenidos habilitados para la plataforma, como los anuncios por secuencia de Instagram.

Pictoline cuenta con un equipo de 13 profesionales, incluyendo ilustradores, editores, periodistas, expertos en redes, desarrolladores y comerciales. Sus planes de futuro se orientan a la internacionalización: crecer en el mercado estadounidense, especialmente entre la audiencia hispana, así como expandirse en Brasil, China e India.

Lecciones:

  • Para captar el tiempo y la atención de los usuarios, las imágenes son el recurso perfecto.

  • Transformar cualquier información en un contenido capaz de conectar con millones de personas.

  • Especialización en formatos divulgativos que informan con rigor y un toque humorístico.

La innovación como motor de la estrategia empresarial

Si las innovaciones surgen exclusivamente como reacción ante las amenazas del entorno empresarial, tecnológico y comercial, sin una estrategia definida, el cambio será errático. En cambio, cuando se incentiva el talento entre los profesionales y los directivos toman la iniciativa, las innovaciones se consolidan. La energía innovadora de un medio se puede diluir a lo largo de una amplia variedad de pequeños proyectos que buscan ser rentables de forma inmediata. Pero la proliferación excesiva de proyectos a menudo suele confundir a la audiencia, diluir la marca y aumentar la complejidad organizativa, en detrimento de los resultados a medio plazo.

Los obstáculos que afrontan los medios a la hora de innovar son la falta de recursos que la empresa destina a la innovación, la ausencia de liderazgo, la desmotivación de la plantilla por las condiciones laborales adversas, y el miedo a salir de la zona de confort. Entre los factores que impulsan la innovación, destacan la inversión, el liderazgo, la motivación de los trabajadores, las prácticas de “ensayo y error” en el desarrollo de proyectos, así como fomentar la creatividad.

En definitiva, los medios necesitan actuar estratégicamente para mejorar su producción, sus modelos de negocio y estructuras organizativas, y asegurar su viabilidad. Para ello, la innovación puede convertirse en una estrategia que les permita diferenciarse de la competencia, incrementar los ingresos, ampliar la base de usuarios y fidelizar audiencias, mejorar la calidad a medio plazo y reforzar los valores de la marca periodística.

Entradas recientes

Comunidades: el caldo de cultivo para un proyecto periodístico

Jose A. García Avilés

Panorama de los medios nativos digitales locales: un ecosistema en ebullición

Jose A. García Avilés

Luces y sombras del periodismo local durante la COVID-19

Jose A. García Avilés

Qué podemos aprender de los medios más innovadores

Jose A. García Avilés

Nace el Premio Vicente Verdú de Periodismo e Innovación, dotado con 6.000 euros

Miguel Carvajal

Once obras clave sobre innovación y periodismo para leer con calma

Jose A. García Avilés

Universidad con Sello de Excelencia Europea

La Universidad Miguel Hernández de Elche consiguió el Sello de Excelencia Europea 500+ en 2004, y posteriormente fue renovada en dos ocasiones consecutivas, la primera en 2007 y la segunda en 2009.